“¿Y si te dijera que la depresión también tiene su encanto?”: Wilfrido Vargas

0

¡Bendito país! ¡Bendita ciudad! ¡Bendito taxi!! ¡Estuve justo en el lugar indicado!, exclamaba eufórico Wilfrido Vargas después de grabar “El africano”.

Había escuchado sus primeras líneas en un taxi: que el negro estaba rabioso, que se lo dijera a su papá, que ella se acostaba tranquila pero ese negro majadero, la destapaba.

A esas alturas, el músico ya estaba alerta. Sin embargo, cuando escuchó la gran pregunta de la canción: ¿mami qué será lo que quiere el negro?, supo que tenía algo entre manos: uno de los grandes himnos bailables de las fiestas latinoamericanas de los 80.

El éxito se repitió también con “La abusadora”, pero para ese lanzamiento, la euforia estaba lejos, no pudo siquiera posar para la foto de la carátula del disco. Estaba en el suelo, con depresión.

Así lo relata en su autobiografía. “Me volviste loco, Wilfrido” , en la que habla abiertamente de sus serios trastornos del ánimo, que lo han marcado desde su infancia: “El escalofrío, los temblores, la fiebre, la bipolaridad, el pánico, la depresión -palabras que vine a conocer muchísimo tiempo después- hacían de mi un chico distinto al resto.”

Wilfrido Vargas (Santo Domingo, 1949), está en Hay Cartagena con su música y su historia de gozadera, pero también de terapias y medicamentos. “Soy ansioso, soy desubicado, soy depresivo. Y aún así he logrado construir y manejar una carrera musical digna, llena de logros.

¿Por qué decides desnudar tus debilidades y hablar de “lo que llevas debajo de la piel”?

En una entrevista con los medios, el ser humano tiende a mostrar la mejor parte de su imagen, aquellas sonrisas de oreja a oreja, todo es felicidad, y quien no lo haga tiene el riesgo de corroer sus posibilidades y aspiraciones.

You might also like More from author

Leave A Reply

Your email address will not be published.