En sala plena, la Corte Suprema de Justicia declaró fundado el impedimento de la vicefiscal General, María Paulina Riveros, para seguir llevando las investigaciones por el caso Odebrecht, lo que quiere decir que deberá nombrarse un fiscal ‘ad hoc’ para el proceso.

Esta decisión se da ante los recientes escándalos que sacuden a la Fiscalía General, y la Corte Suprema de Justicia pedirá al presidente Iván Duque una terna para elegir al nuevo fiscal que llevará el caso.

La Corte estaba estudiando la ponencia del magistrado Gerardo Botero, quien les propuso a sus compañeros nombrar un fiscal ad hoc que se encargue de llevar las investigaciones de Odebrecht.
Para presentar esta ponencia, Botero estudió la recusación que el presidente de la Red de Veedurías, Pablo Bustos, presentó contra la vicefiscal María Paulina Riveros, quien está llevando los casos de Odebrecht, pues el Fiscal General se declaró impedido el año pasado, por su pasado como abogado del Grupo Aval, que a través de sus empresas figura como socio de Odebrecht en la Concesión Ruta del Sol.

La vicefiscal fue recusada porque, según Bustos, tiene una relación cercana con Martínez, quien ha sido cuestionado luego de conocerse unas grabaciones del ‘excontroller’ de la Ruta del Sol II Jorge Enrique Pizano. En esas grabaciones, Pizano le habría informado desde el 2015 a Martínez sobre pagos irregulares.

Este hecho ha llevado a cuestionar la imparcialidad del Fiscal y de su vicefiscal. Aunque la vicefiscal Riveros no aceptó la recusación, la funcionaria le envió el caso a la Corte afirmando que “acompaña la posibilidad” de que se nombre un fiscal ad hoc para “desvirtuar conjeturas y cuestionamientos”.

Por: Tiempo Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *