La situación fue controlada por la Policía hacia la medianoche del martes, tras dispersarse una masiva manifestación de estudiantes de la universidad estatal de Santa Cruz convocada para expresar su oposición a la candidatura de Morales, en el poder desde 2006, para un nuevo mandato hasta 2025.
Los disconformes, provistos de bombas molotov, según testigos, iniciaron unas “jornadas de violencia planificadas para intentar destruir lo que significa la democracia en Bolivia”, denunció José Luis Quiroga, viceministro de Régimen Interior.
La ruptura de la democracia en Bolivia “es el verdadero plan que tiene la oposición”, señaló Quiroga que evocó los llamados de la oposición “a una supuesta resistencia civil”.
Los manifestantes destruyeron además una oficina de la empresa de telecomunicaciones y del Servicio de Registro Cívico (Serecí) que funcionan cerca del tribunal electoral regional.
“Aparentemente hay un daño muy grave a una oficina de servicio a la población”, indicó Roxana Ibernegaray, directora del Serecí.
La jornada coincidió con la culminación del plazo este martes para la impugnación de candidatos a las elecciones de 2019 ante el Tribunal Supremo Electoral. Ese habilitó la candidatura de Morales en medio de protestas de la oposición que la tildan de inconstitucional.
Morales perdió en 2016 un referendo para su reelección, pero logró a fines de 2017 que el Tribunal Constitucional autorice su candidatura para el período 2020-2025, arguyendo que postular es su derecho humano.
Noticias RCN. com/AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *