La dura respuesta de Corea sigue al anuncio el lunes de Estados Unidos de sanciones a tres funcionarios norcoreanos, incluido un alto asesor del líder Kim Jong-un, por supuestos abusos a los derechos humanos.

La desnuclearización de Corea del Norte ha avanzado poco desde que Kim Jong-un y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunieron en Singapur en junio en una cumbre histórica.

Las dos partes aún tienen que reprogramar conversaciones de trabajo entre el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y el alto funcionario norcoreano, Kim Yong Chol, que se cancelaron abruptamente en noviembre.

Si bien un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores agradeció la “disposición” de Trump para mejorar las relaciones con Corea del Norte, Pyongyang acusó al Departamento de Estado de “inclinarse por llevar las relaciones (…) a la situación en la estaban el año pasado y que estaba signada por el intercambio de fuego”.
Si el Gobierno estadounidense cree que las sanciones y una mayor presión obligarán a Pyongyang a abandonar sus armas nucleares “será su mayor error de cálculo y bloqueará el camino a la desnuclearización de la península de Corea para siempre, un resultado que nadie desea”, dijo el comunicado.
NoticiasRCN.com/Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *