Un juez del Cesar envió a la cárcel a los dos venezolanos que portaban dos fusiles calibre 5.56 con tres proveedores en un bus que cubría la ruta Valledupar-Barranquilla. Los sujetos, identificados como José Vicente Gómez Ríos y Pedro José Acosta Ovalles fingían ser pasajeros, pero hoy hacen parte de una indagación sobre un presunto plan gestado desde Venezuela para atentar contra el presidente de Colombia, Iván Duque, ad portas a la posesión del nuevo mandato de Nicolás Maduro en diez días.

Los dos ciudadanos fueron capturados el 21 de diciembre portando el material de largo alcance. A esto se unió la captura de una tercera persona con una granada de aturdimiento y una subametralladora en la ciudad de Barranquilla.

“Las autoridades tratan de establecer la existencia de algún tipo de conexión entre estos hechos e informaciones de inteligencia que están procesando hace más de tres meses, las cuales darían cuenta de un posible plan para atentar contra el Presidente Iván Duque en los próximos días”, señalaron agencias de inteligencia. Y agregan que la presunta acción se ejecutaría en un acto público en el que participaría el Presidente.

Hace unas horas, el ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, ofreció cooperación policial y de inteligencia necesarias para investigar el presunto plan, cuyos detalles entregó EL TIEMPO en primicia y confirmó el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo.

Gómez Ríos, el capturado, tiene 22 años y es oriundo de San Felipe, estado Yaracuy (Venezuela), y Acosta Ovalles, también de 22 años, nació en Ojeda, en el vecino país.

Los hombres, que se transportaban en un bus de servicio público, llevaban dos fusiles marca Tactical Machining, tres proveedores para fusil y un punto de mira delantero para fusil. Cinco días después fue detenido el tercer ciudadano venezolano con material de guerra.

Las autoridades tratan de establecer si existe conexión entre el presunto plan para atentar contra el Presidente y la presencia en el país de los tres hombres en cuyo poder estaban las armas.

De acuerdo con las agencias de inteligencia, la hipótesis se basa también en que existe información sobre el presunto interés del gobierno de Venezuela por llevar a cabo una actividad en Colombia de cara a la posesión del presidente Nicolás Maduro el próximo 10 de enero y a su molestia por las últimas posturas diplomáticas del gobierno colombiano contra el régimen en ese país.

De EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *