Los equipos de búsqueda hallaron un cabello entre el material sólido extraído del conducto, al que se le ha practicado una prueba de ADN que fue comparada con el de los familiares.
La prioridad de los trabajos es continuar sacando el material sólido del pozo, de 25 centímetros de ancho y 110 metros de longitud, en el tercer día de búsqueda del pequeño de dos años.
El director de la Guardia Civil, Félix Azón, explicó este miércoles a la prensa en Madrid que se ha comunicado a la familia que “existen restos biológicos con una altísima posibilidad de que sean del niño”.
“Esto nos lleva a confirmar la estrategia de succionado del pozo para tratar de alcanzar el lugar donde se encuentra el menor”, aseguró, aunque se mantienen otras opciones de rescate.
En las últimas horas comenzaron trabajos alternativos, en concreto la construcción de dos túneles, uno paralelo al pozo y otro oblicuo, para intentar llegar al lugar donde se cree que se encuentra el pequeño, a unos 80 metros de profundidad.
Los equipos de rescate trabajan contra reloj mientras toda España se mantiene en vilo y angustiada, aunque con la esperanza de que el niño pueda seguir con vida a pesar de los días pasados desde que se precipitó al pozo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *