Las labores de recuperación del desastre ambiental causado por el ELN en el Catatumbo se dificultan mucho más por el asedio del grupo ilegal en la zona.
El Ejército confirmó que ha desactivado 20 campos minados instalados por los delincuentes en los alrededores del sitio del ataque.
Pero pese a los esfuerzos, el crudo que se regó del oleoducto recorrió 117 kilómetros por el río Catatumbo.
“Ahí resultan perjudicados los seres humanos que pueden consumir el agua, los animales, que necesitan también para sobrevivir”, señaló monseñor Gabriel Ángel Villa, obispo de Ocaña.  
Sobre el río Catatumbo aún se observan trazas de crudo que los técnicos de Ecopetrol recogen manualmente para impedir su paso a territorio venezolano.
“A pesar de minas antipersona y amenazas, 120 héroes (trabajadores y contratistas de Ecopetrol), además de efectivos de la Fuerza Pública, arriesgan su vida para mitigar el daño ambiental en la quebrada La Llana y el Río Catatumbo, luego del atentado contra Caño Limón-Coveñas”, señaló Ecopetrol.
Los operarios esperan que el Ejército desmine la totalidad de la zona para que el  equipo técnico pueda entrar a reparar el tubo atacado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *