Una ballena murió de hambre con 40 kg de plástico en su estómago luego de terminar varada en Filipinas.
Los defensores del medio ambiente acusan a Filipinas de ser uno de los países más contaminantes del mar debido al uso generalizado de productos descartables de plástico.
Este tipo de contaminación, que también persiste en otros países de Asia del Sureste, es responsable regularmente de la muerte de ballenas, tortugas y otras especies silvestres.
El último caso es el de un ballenato de Cuvier que murió el sábado en la provincia meridional de Valle de Compostela adonde el cetáceo se varó, según la oficina regional de pesca y recursos acuíferos.
“Era incapaz de nadar sola. Estaba débil”, declaró Fatma Idris, directora de la oficina regional de pesca. “El animal estaba deshidratado. El segundo día luchaba y vomitaba sangre”.
La oficina de pesca, así como un museo, el D’Bone Collector Museum, practicaron una autopsia en el animal y hallaron en su estómago unos 40 kg de plástico, desde bolsas de compras hasta embalajes de arroz.
La ballena murió de hambre por no poder alimentarse. Su estómago estaba lleno, declaró Darrell Blatchley, director del museo.
“Es repugnante, rompe el corazón”, declaró. “Practicamos autopsias en 61 delfines y ballenas los últimos diez años y es una de las masas más importantes (de plástico) que hayamos encontrado”, dijo.
El cetáceo, de 4,7 metros, terminó varado el viernes en la localidad de Mabini. Las autoridades locales ayudadas por pescadores intentaron llevarlo al mar, pero la ballena regresó a la orilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *