La Guardia Revolucionaria iraní, creada después del triunfo de la Revolución Islámica de 1979 para proteger el nuevo sistema teocrático, es la organización militar más poderosa de Irán y controla amplios sectores económicos del país.
En los últimos años, Estados Unidos ha impuesto sanciones a decenas de entidadese individuos afiliados a los Guardianes, pero nunca había castigado directamente a ese cuerpo militar, un paso que derivará en restricciones de viaje y posibles cargos criminales para quienes colaboren con la organización.
“Este paso sin precedentes (…) reconoce la realidad de que Irán no solo es un Estado patrocinador del terrorismo, sino también que el IRGC (Guardia Revolucionaria), participa, financia y promueve el terrorismo como una herramienta estatal”, dijo el presidente Donald Trump en un comunicado.
El mandatario estadounidense reconoció que su decisión marca “la primera vez que Estados Unidos ha declarado jamás como grupo terrorista extranjero a una parte de otro gobierno“, pero consideró que eso deja claro que “las acciones de Irán son fundamentalmente diferentes a las de otros gobiernos”.
La decisión es fruto de un agitado debate en el Gobierno de Trump, donde algunos funcionarios en el Pentágono y la CIA advirtieron que esa medida podría llevar a represalias contra las tropas estadounidenses en Oriente Medio, según The Wall Street Journal.
El comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución de Irán, Mohamad Ali Yafarí, advirtió este domingo que Teherán tomará “medidas recíprocas” y las tropas estadounidenses “no experimentarán paz en Oriente Medio” si EE.UU. seguía adelante con su rumoreado plan de sancionar a esa organización.

 

De RCN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *