Rich Zelasko, un hombre de la ciudad de Pontiac en los Estados Unidos, se ganó un premio de 30 millones de dólares en la lotería, pero la felicidad no fue completa porque le tuvo que entregar parte del premio a su exmujer de la que se separó hace algunos años.

Los abogados de la mujer alegaron que cuando el hombre se ganó el premio en el 2013, el proceso de divorcio todavía estaba en proceso, por lo que el matrimonio en esa época seguía siendo oficial y consideraron la compra del billete como una inversión compartida.

El matrimonio la pareja duró siete años, tiempo en el que tuvieron 3 hijos, hasta que comenzaron el proceso de divorcio en el 2011.

Una  Corte del estado de Michigan favoreció a la mujer, obligando a Zelasko a pagarle a la expareja 15 millones de dólares de las ganancias.

La defensa del ganador aseguró que “fue la suerte de su cliente y no la de su esposa la que ganó la lotería”.

De.RCN.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *