Miles de personas volvieron a salir a la calle este domingo en Hong Kong, por séptimo fin de semana consecutivo, en el marco de una protesta que parece no tener fin contra el gobierno pro-Pekín de este territorio semiautónomo.

Desde el 9 de junio, Hong Kong es el escenario de inmensas manifestaciones en las que hubo algunos incidentes violentos entre la policía y manifestantes radicales.
El movimiento empezó con el rechazo de un proyecto de ley, ahora suspendido, que autorizaba las extradiciones a la China continental.
Luego las protestas se ampliaron para pedir que se mantengan las libertades democráticas de las que goza HongKong, en particular la libertad de expresión y la independencia de la justicia.
En teoría esta excolonia británica, que volvió bajo control de China en 1997, debería conservar sus libertades hasta 2047 gracias al acuerdo de retrocesión
Las autoridades reforzaron la seguridad en el centro de este centro financiero internacional.
Las barreras metálicas, a veces utilizadas como barricadas por los manifestantes, fueron retiradas y la sede de la policía quedó rodeada con barreras de seguridad de plástico llenas de agua.
Al final de la marcha, los manifestantes ocuparon una importante avenida cercana al parlamento local y una gran multitud se concentró fuera de la sede central de la policía, que ya estuvo bloqueada en dos ocasiones anteriormente.
De. RCN.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *