Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, dijo en un discurso que cualquier persona puede disparar de forma no letal contra los funcionarios que cometan actos de corrupción en el país.

Si tiene un arma, puede dispararles, pero no matarlos.

En el mismo sentido indicó que las personas que agredan a funcionarios corruptos, no serán enviadas a prisión y solo serán acusadas de causar lesiones: “solo serán lesiones físicas graves y serán dejadas en libertad condicional”, dijo.

Duterte le hizo un llamado a la población a denunciar cualquier acto de corrupción: “si esos funcionarios corruptos piden un soborno, abofetéelos”, agregó.

El presidente Rodrigo Duterte, reconoció que la corrupción es uno de los mayores problemas de su gobierno. 

De RCN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *