Desde hace dos años, un noble perro llega diariamente a la puerta del hospital de Chinchiná, a la espera que salga su amo, pero lo que no ha podido entender es que su mejor amigo, murió el día que ingresó a urgencias.

La diaria y enternecedora escena hizo que vecinos y empleados del hospital se convirtieran en sus nuevos protectores. Lo alimentan y están pendiente de su salud como si fuera el paciente más consentido.

Marcos, quien fue bautizado así en honor a San Marcos, patrono del centro asistencial, también es admirado porque acude sagradamente cada domingo a misa al escuchar las campanas de la iglesia.

Esta historia recuerda la famosa película de ‘Hachiko’, un perro que pasó 10 años esperando el regreso de su amo en una estación de tren y que fue inspirada en una historia real de 1924 ocurrida en Tokio, la cual ahora se repite en tierras cafeteras con este perrito que aún espera el feliz reencuentro con quien fuera su mejor amigo.

De.  RCN.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *