En una operación especial, la Séptima División del Ejército llegó hasta las zonas arrasadas por la extracción ilegal de oro en Antioquia y Chocó y destruyó la maquinaria, presuntamente propiedad de la banda criminal el Clan del Golfo.

Allí los uniformados encontraron que el río Murrí está convertido en pequeños hilos de agua que avanzan en medio de islotes que han dejado el uso de químicos y el paso de retroexcavadoras.

Río Murrí, río contaminado

En el operativo fueron desmantelados siete campamentos en Unguía, Chocó, y Murindó, en Antioquia, que producían unos 100 millones de pesos mensuales para la banda criminal.

El cálculo de las autoridades es que la recuperación del daño ambiental tardará 50 años.

De. RCN.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *