Al menos 40.000 personas se movilizaron en Barcelona, España, en protesta a la condena de líderes separatistas por el fallido intento de independencia de Cataluña en 2017.

La segunda jornada de protestas terminó con desmanes, enfrentamientos e incendios en importantes calles de la capital catalana. Por su parte, el gobierno señaló que la violencia es “generalizada y coordinada”.

Los manifestantes intentaron derribar las vallas de seguridad de la sede del Gobierno de España en la ciudad.

Por otra parte, esta nueva jornada de manifestaciones dejó un saldo de 74 heridos, tres detenidos y destrozos invaluables.

El independentismo catalán ha mostrado su inconformismo con la sentencia. Gabriel Rufián, portavoz en el Congreso español, señaló “La democracia ha muerto en el Estado”

De. RCN.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *