El juicio político al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, continúa esta semana en medio de informes de nuevas pruebas que podrían cambiar el voto de los senadores republicanos sobre la declaración de testigos más adelante esta semana.

Un informe del diario New York Times reveló que su exasesor de Seguridad Nacional, John Bolton, alega en un libro que Trump personalmente le dijo que condicionó la ayuda a Ucrania por una investigación sobre sus rivales políticos.

Bolton, un testigo muy buscado por los demócratas del Congreso, ahora una vez más, es el foco de estos intentos después de que una filtración de su próximo libro revelara que su testimonio de primera mano confirmaría el abuso de las acusaciones de poder contra Trump.

“No solo hay más evidencia de que el presidente retuvo la ayuda para obtener una ganancia política e investigación, sino que parece haber un enorme encubrimiento entre tantas de las personas en puestos de liderazgo en la Casa Blanca que lo sabían y no dijeron nada y mucho menos trataron de detenerlo. Si hubiera una pizca de lógica para no escuchar a los testigos y revisar los documentos, el libro de Bolton simplemente la borró”, indicó Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata en el Senado.

Pero cuando comenzó el segundo día de defensa del presidente el lunes, sus abogados solo abordaron indirectamente los reclamos de Bolton.

“Nos ocupamos de la evidencia de la transcripción. Nos ocupamos de la información disponible públicamente. No nos ocupamos de especulación que no se basan en absoluto en los estándares probatorios”, afirmó Jay Sekulow, abogado de la Casa Blanca.

Mientras, el presidente las negó por completo. “Puedo decirte que nunca se le dijo nada a John Bolton”, indicó el mandatario.

Pero la información pareció acercar a varios senadores republicanos clave a la votación para llamar testigos.

“Creo que es cada vez más probable que otros republicanos se unan a aquellos de nosotros que creemos que deberíamos escuchar a John Bolton. Y si hay otros testigos o documentos bien, ese es otro asunto, pero creo que la relevancia de John Bolton para nuestra decisión se ha vuelto cada vez más clara”, dijo el senador republicano Mitt Romney.

Cuatro republicanos del Senado tendrían que unirse a los demócratas para aprobar esa medida de llamar testigos. El aliado de Trump, Lindsey Graham, les dijo a los periodistas que estaba abierto a esa posibilidad. La mayoría de los senadores republicanos dijeron que el momento de considerar a Bolton sería a finales de esta semana cuando el Senado vote en su totalidad sobre el tema.

“Vamos a cubrirlo claramente y habrá una conversación sólida. Será jueves o viernes, y luego veremos qué sucede”, dijo el senador republicano Mike Braun.

Un voto para traer a Bolton como testigo podría permitir que otros funcionarios de la administración actuales y anteriores testifiquen, pero los republicanos probablemente presionarán para llamar a sus propios testigos, incluido el exvicepresidente Joe Biden y su hijo Hunter.

El tiempo que Hunter trabajó con la compañía de gas ucraniana Burisma es uno de los múltiples problemas planteados por la defensa de Trump, quien repitió su afirmación central de que Trump no ha hecho nada malo.

“El presidente estuvo en todo momento, actuando bajo autoridad constitucional, bajo su autoridad legal, interés internacional y de conformidad con su juramento. Pedirle a un líder extranjero que llegue al fondo de los temas de corrupción no es una violación de un juramento”, indicó el abogado de la Casa Blanca Jay Sekulow.

Los argumentos de apertura en el juicio terminarán el miércoles, seguido de una oportunidad para que los senadores hagan sus propias preguntas sobre el caso.

De VOA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *