Varios audios en poder de las autoridades les están complicando la situación jurídica a tres estudiantes, al trabajador de una ONG de derechos humanos, al comunicador y al antropólogo, señalados de pertenecer a las violentas células de encapuchados que están atacando a la Fuerza Pública y destruyendo propiedad privada y estatal en las movilizaciones estudiantiles.

Los seis están afrontando penas de entre 8 y 18 años, a la luz de la nueva Ley 1908 de 2018, que persigue a las disidencias de las Farc. Y permanecerán en La Modelo los próximos 400 días, hasta cuando se presente el escrito de acusación o hasta cuando sus abogados obtengan nulidades y apelaciones en su favor. Pero la situación de uno de ellos, Yeiner Avendaño, es particular.

Cursa sexto semestre de derecho en Bogotá, y no tiene más de 24 años. Según él mismo afirma, está detenido porque fue fotografiado con unas personas (varios de los detenidos) en reuniones en una cafetería y porque tiene un amigo preso.

El amigo del que habla está identificado en las interceptaciones de la Fiscalía y de la Policía como Raúl, y está detenido por narcotráfico.

En una audiencia concentrada, en la que se legalizaron allanamientos, capturas y medidas de aseguramiento, la Fiscalía reveló varias grabaciones, dos de ellas entre el estudiante y el señalado narco.

En uno de ellas, Avendaño le comenta a su amigo Raúl que vio entrar a su esposa a un motel con el abogado y recibe una respuesta que fue suficiente para que la Fiscalía pidiera que le imputaran concierto para delinquir con fines de homicidio y hasta narcotráfico: “Hay que darle pistola”.

En otra conversación, el mismo señalado narcotraficante le dice que le va a enviar una mercancía para que la distribuya.

A esa evidencia se une el testimonio de Lenin Vargas, miembro de las disidencias de las Farc, capturado el 22 de abril de 2019, quien se encargó de poner a los seis hombres en la mira de un cuerpo élite de la Policía.

El guerrillero, quien admitió ser líder político de la organización ilegal, aseguró que Yeiner Avendaño es la ficha política de las Brigadas Antiimperialistas, ligadas a la red urbana Antonio Nariño. Además, que tienen contacto con ‘Gentil Duarte’, cabeza de las disidencias de las Farc.

La defensa

Sin embargo, la defensa del joven estudiante, en cabeza del abogado Rubiel Vargas (del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos), está pidiendo la nulidad de la medida de aseguramiento porque dice que la lectura que se les da a los audios es errada y Lenin Vargas, quien está buscando un preacuerdo con la Fiscalía, miente en el caso de su cliente.

Según el abogado, no hay ningún nexo entre la supuesta Brigada y la red urbana Antonio Nariño de las Farc, que ya fue desarticulada.

Y si bien Avendaño tiene formación política, se debe a que su mamá fue alcaldesa de Puerto Rico (Caquetá) por el partido UP.

Sobre las conversaciones con el señalado narco, la defensa del estudiante advierte que quien habla de ‘darle pistola’ a alguien es el interlocutor de Avendaño. Además, las personas a las que se menciona están vivas.

Sobre la distribución de la mercancía también hay una explicación.

Se trata de manillas artesanales que Raúl hace en la prisión y que Yeiner le ayuda a vender

En este punto, el abogado asegura que tiene una certificación de la universidad en la que su cliente cursa derecho, en la que consta que no se pudo matricular en un semestre por falta de plata, lo que no concuerda con la versión de sus nexos con el narcotráfico.

Mientras la justicia evalúa la evidencia y los argumentos de la defensa, se intenta que Avendaño sea trasladado al patio de la cárcel La Modelo en el que se encuentran los otros detenidos y salga del calabozo que le asignaron, en donde está rodeado de presos por paramilitarismo.

Los otros procesados

Además de Yeiner Avendaño, la Policía y la Fiscalía también capturaron al antropólogo Jaime Hernando Olarte Torres, a quien se le señala de tener contacto directo con ‘Gentil Duarte’ y de liderar la célula de encapuchados.

También aparecen David Ravelo Gutiérrez, trabajador de derechos humanos en la ONG Corporación para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos; Yeison Franco Sánchez, estudiante de trabajo social; Julio Martínez Tautiba, y Víctor Hugo Ruiz Herrera, estudiante de química, al que la Policía dice haberle incautado material para la fabricación de papas bomba.

Para la defensa de los detenidos, es claro que, con este caso, se está “penalizando y estigmatizando la protesta social”. Y Zoleito Morales, abogado de Martínez, agregó: “Las grabaciones son en torno a convocatorias para movilizarse. Pero la Fiscalía los liga a acciones terroristas e ilegales con un lenguaje que ni siquiera usa la guerrilla. Esto es un montaje. Además, no es delito conocer a alguien”.

De EL TIEMPO.COM Unidad Investigativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *