La idea de que una infección viral puede reducir el sentido del olfato y el gusto no es nueva. Específicamente las infecciones en las vías respiratorias suelen interferir con el flujo de aire y la capacidad de detectar olores y sabores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *