El Papa Francisco ofrece el viernes la oración conocida como “Urbi et Orbi”, a las 6 de la tarde, hora de Roma, y hará presencia en la Basílica de San Pedro para unir al mundo en oración.

Esta bendición se imparte únicamente el Domingo de Pascua y el Día de la Natividad, el 25 de diciembre. Sin embargo, el pontífice lo hará como una oración extraordinaria ante una plaza vacía.

La bendición se dará posteriormente. Los católicos que reciben la bendición, ya sea en persona o por los medios de comunicación, pueden, bajo ciertas condiciones, recibir una indulgencia especial. Una indulgencia es la remisión del castigo por los pecados.

Esta oración será transmitida a través de los canales oficiales del Vaticano y de los medios de comunicación en el mundo.

El Papa ha estado celebrando sus audiencias generales y las bendiciones dominicales por internet y televisión desde la biblioteca oficial del papa en lugar de ante las multitudes de decenas de miles de personas en la Plaza de San Pedro.

Las actividades de Pascua de Francisco el próximo mes también se llevarán a cabo sin la participación directa de los fieles, dijo el Vaticano.

Se han suspendido misas en Italia y en muchos otros países del mundo para que las personas no se reúnan en grandes cantidades, pero la mayoría de las iglesias todavía están abiertas para la oración individual.

De El Tiempo.com (Con información de Reuters)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *