“Este es nuestro departamento de emergencias. Se puede ver que todas las habitaciones están llenas. Por lo general, estos pasillos están muy limpios y vacíos. Ahora pueden ver que hay pacientes en todas partes, debido a esto, hace que sea muy difícil trabajar. Y estamos haciendo todo lo posible para tratar a todos los que podemos. Todos estos pacientes aquí, a pesar de que estamos desbordados, estamos haciendo todo lo posible para brindarles atención”.

Esa fue la declaracióna la Voz de América de el doctor Matthew Bai, médico del departamento de emergencia del hospital Mount Sinai, en Queens.

Este doctor compartió las imágenes que dan cuenta de uno de sus turnos en medio de esta pandemia de coronavirus que hasta el domingo ya había cobrado la vida de más de 4.000 personas en el estado de Nueva York.

Todo ello en momentos en que las autoridades en Estados Unidos esperan que en la semana que acaba de comenzar haya el mayor número de muertes por la enfermedad del coronavirus, ya que el aumento acelerado de fallecimientos se acercaba a las cifras de Italia y España, los países que han tenido hasta ahora la mayor cantidad de decesos.

“Va a haber un pico de hospitalizaciones, una semana con un máximos de casos en la UCI y desafortunadamente, con la mayor cantidad de muertes”, dijo el lunes el almirante Brett Giroir, médico y miembro del equipo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, a la cadena ABC.

Giroir destacó en particular la expansión de la epidemia en Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y Detroit, y reforzó el mensaje del director de Salud Pública de Estados Unidos, el general Jerome Adams, quien dijo el domingo: “Este será un momento como el de Pearl Harbor, como el del 11 de septiembre”.

Los casos confirmados de coronavirus superaron los 336.000 el lunes. Casi el doble de personas están muriendo cada día en Estados Unidos en comparación a los decesos en España e Italia, según los datos más recientes. El número de fallecidos escaló en 1.144 el domingo, elevando el total a 9.573 muertes.

Nueva York en crisis

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ha alerrtado que vienen días difíciles en esta lucha.

“Espero que estemos cerca de la cúspide, o cerca de la planicie, así que espero que no necesitemos esa cantidad de camas. Eso son buenas noticias. Las malas noticias son que el número de camas ya no importa, tenemos las camas, son los respiradores y el personal”, afirmó.

El secretario de defensa de Estados Unidos, Mark Esper, confirmó que en los próximos dias estarán llegando 1.100 trabajadores de la slaud de la fuerza naval y la fuerza área que asitirán a 11 hospitales locales.

“Un poco asustado”

El doctor Matthew Bai, especialista del departamento de emergencia de Mount Sinai Queens, confesó a la VOA que está “un poco asustado”.

“Quiero decir que las cosas que veo en la sala de emergencias (ER) dan miedo. Estoy un poco asustado”, expresó.

“Pero es bueno ver a todas estas personas que vienen de todas partes, de otros servicios, en el hospital, de otras áreas de la nación interviniendo para ayudar”, admitió.

Bai dijo además que más personal sigue llegando desde sitios como Wisconsin y hasta de un país de Medio Oeste “para ayudarnos a resolver esta crisis en Nueva York”.

“Entonces no va a ser fácil. Quiero decir, será realmente difícil y solo se volverá más difícil en las próximas dos semanas. Pero lo superaremos lo mejor que podamos”, afirmó.

De VOA Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *