Según la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, la reactivación económica de la ciudad, luego de las cuarentenas, debe tener dos componentes: un paquete de incentivos tributarios y un cupo de endeudamiento de 11 billones de pesos para financiar los programas sociales. 

Quienes ya estudian estas medidas, que tendrían un alcance de hasta 10 años, evalúan si varios puntos deberían modificarse para no ahogar más las finanzas de los comerciantes de la capital del país.

Uno de los puntos, dentro del paquete de incentivos tributarios con los que la alcaldesa Claudia López espera reactivar la economía de Bogotá, es el congelamiento del impuesto para todos los predios de la ciudad durante el año entrante. Esta medida es la que más acogida ha tenido entre la mayoría de los concejales que estudian la propuesta.

Según la concejal María Fernanda Rojas, “estas medidas le sirven a estos sectores golpeados por la emergencia y le sirven a la ciudad”.

Una opinión similar tiene el concejal Samir Abisambra, para quien “hoy los bogotanos, no importa el estrato social al que ellos pertenezcan, están pasando por una situación muy difícil, no tienen cómo pagar el impuesto, no tienen cómo cumplir con sus obligaciones”.

La iniciativa que otorga el descuento de hasta el 50 por ciento de este impuesto a los teatros y museos de la ciudad por los próximos 10 años, también cayó bien, pero varias voces gremiales y políticas, afirman que el beneficio debería extenderse a otros sectores.

“Que las prevendas que tienen de impuesto predial los museos y los teatros se extiendan también al comercio, que tanto le ha dado la mano a la ciudad, que tanto le ha aportado con Ica y con impuesto predial, y hoy no tienen cómo pagar porque los locales están desocupados”, señala Lucía Bastidas, concejal de Bogotá.

Para Juan Esteban Orrego, presidente  de Fenalco Bogotá, un establecimiento comercial vale por las ventas que genera y en este momento estas han bajado. “Hay una gran oferta de establecimientos comerciales de locales en la ciudad y eso significaría que los avalúos catastrales bajarán y así los impuestos que deben pagar para hacer que las empresas continúen”, manifiesta.

Y aunque el plan Marshall, como la alcaldesa Claudia López ha denominado el paquete de ayudas para el comercio capitalino, está lleno de buenas intenciones, hay un punto que ha generado gran molestia y es el relacionado al aumento del impuesto que deben pagar las plataformas de comercio electrónico.

“Ella podría decir que solamente es las plataformas pero incluso si fuese así, realmente ese impuesto de las plataformas se lo van a trasladar o a los consumidores o a los proveedores”, sostiene el concejal Andrés Forero.

Sin embargo, Gabriel Santos, representante a la Cámara, considera que “esto a todas luces es un desastre, no va haber recuperación económica sino se le permite a las empresas trabajar, y si no se levantan estos confinamientos”. 

Hasta ahora comenzó a estudiarse en detalle, el que promete ser el salvavidas para los comerciantes que están en la quiebra por cuenta de las extensas cuarentenas para contrarrestar la pandemia.

La semana entrante el Distrito le pedirá al Concejo de la ciudad que le permita endeudarse en 11 billones de pesos para así llenar el hueco que deja en las finanzas del Distrito el no obtener el recaudo esperado durante la próxima década.

De RCN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *