Luego de seis meses de cierre, este viernes abren las playas de Puerto Colombia en el departamento de Atlántico, aunque el aforo máximo autorizado es del 50%, los comerciantes ya están listos con las medidas de bioseguridad correspondientes para reiniciar de nuevo su actividad.

Para los caseteros soplan vientos de prosperidad. La entrada a las playas invita a los turistas a cuidarse bajo el sol del Caribe, sin embargo, es importante señalar que para garantizar el cumplimiento de las medidas sanitarias, habrá pico y cédula en Puerto Colombia.

Alrededor de 122 caseteros se han capacitado con la Cámara de Comercio y la Gobernación. A estos trabajadores de la bahía porteña les realizaron pruebas de coronavirus antes de abrir las puertas al público.

“Seguimos haciendo tomas de muestras en todos los municipios y corregimientos del departamento para identificar tempranamente casos de coronavirus”, dijo la gobernadora de Atlántico, Elsa Noguera.

Las playas de Buenaventura también se alistan para el regreso de los bañistas que podrán disfrutar un ansiado regreso al mar. El plan piloto se ejecutará este viernes en las playas de Maguipi y Piangua Grande.

“En este proceso piloto las playas no van a operar en toda su capacidad, por esta razón las personas que pretendan visitar estos destinos, deberán reservar con anticipación ante las empresas que tienen sedes en el Terminal Marítimo y cumplir con todas las medidas de bioseguridad establecidas”, explicó el secretario de Turismo del distrito, Nixon Arboleda.

Adicionalmente, las lanchas solo podrán ocupar el 50% de su capacidad y se deberá garantizar la continua desinfección de las mismas. El uso de tapabocas deberá ser permanente mientras las personas no se encuentren dentro del mar.

“Solo podrán disfrutar de las playas 6 horas, en marea media, pero podrán hacer otras actividades como realizar caminatas, visitar los senderos, entre otras aventuras que le ofrecen las riquezas naturales de nuestro Distrito”, añadió el funcionario.

En Cartagena también avanza la señalización de las playas para el regreso de los bañistas. Funcionarán bajo el mecanismo de una burbuja familiar y con reserva previa, en la cual las familias podrán permanecer un tiempo limitado.

“Dentro del protocolo del Gobierno Nacional para playas, se prevé que tiene que existir una reserva previa que se debe hacer a través de internet. Una vez se tiene esa reserva las personas se pueden dirigir a la playa”, dijo Guillermo Ávila, secretario de Planeación de Cartagena.

Según la Alcaldía, este piloto se ejecutará en tres sectores de playa en Bocagrande, entre El Bony y el edificio Torre Caribe, y en la zona de Playa Azul, en La Boquilla, con un cumplimiento estricto de lo establecido por el Ministerio de Salud.

Las reservas serán por máximo cuatro horas en dos turnos: uno en la mañana y uno en la tarde. “Una playa biosegura con distanciamiento reduce el número de personas que se puede tener en la playa. Por eso, para poderle dar más oportunidades de acceso a los bañistas, se han determinado estos horarios”, explicó Jean Paul López, coordinador de playas del Distrito. A las playas no se podrán ingresar alimentos ni bebidas.

De: RCN.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *