n un trabajo conjunto entre la Sijín de Bogotá y la Policía Nacional, fue capturado en Cúcuta el que sería uno de los cuatro hombres implicados en el asesinato de Oswaldo Muñoz en un bus de Transmilenio en el norte de Bogotá.

Se trataría de Luis Nehomar García Aponte, alias Chómpiras. El ciudadano extranjero, presuntamente, hizo parte del grupo de asaltantes que trató de hurtarle el celular a Muñoz.

Según las autoridades, el sospechoso se encontraba en Cúcuta e intentaba buscar la forma de cruzar la frontera hacia territorio venezolano cuando fue capturado.

“El presunto implicado en los hechos fue capturado en el barrio El Callejón, en Cúcuta (Norte de Santander). Los elementos de prueba dan cuenta de que llegó a esta ciudad para cruzar la frontera y regresar a su país de origen”, detalló el ente investigador.

García Aponte fue presentado ante un juez de control de garantías quien le imputó los delitos de homicidio agravado con circunstancia de mayor punibilidad, y hurto calificado y agravado en modalidad de tentativa. Sin embargo, los cargos no fueron aceptados por el procesado, quien recibió medida de aseguramiento en centro carcelario.

La captura del sujeto se da 16 días después de los hechos ocurridos dentro de un bus de Transmilenio, donde varios hombres intentaron robar a Oswaldo Muñoz cuando el articulado transitaba por la estación Calle 85 en Bogotá, causándole una herida mortal.

De acuerdo a la Fiscalía General de la Nación, uno de los atacantes que aparece en un video de seguridad después de atacar al pasajero, es un individuo de aproximadamente 25 años de edad y ha sido visto en la troncal de la Caracas con dos personas más cometiendo hurtos y atacando con arma blanca a los pasajeros.

Previamente, La Policía Nacional ofreció hasta 20 millones de pesos para quien entregue información sobre el paradero del hombre de gorra, identificado como el posible autor material del asesinato de Oswaldo Muñoz.

Por su parte, El CTI también busca a los dos cómplices que escaparon del lugar de los hechos una vez se cometió el crimen.

El pasado domingo 1 de noviembre, en las exequias de Oswaldo Muñoz, realizadas al nororiente de la capital colombiana, sus familiares pidieron a la justicia colombiana que el caso no quedara en la impunidad.

“La muerte de mi tío no puede ser una cifra más. Tenemos que cambiar esto, antes robaban en Transmilenio, ahora hay muertos”, manifestó Nilson Martínez, familiar de Oswaldo. Lo recuerdan como un hombre juicioso, dedicado a sus tres hermanos y muy trabajador.

De: RCN.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *