Este miércoles, cerca de 500 migrantes venezolanos intentaron cruzar a la fuerza el paso fronterizo para regresar a su país, a través del puente Internacional Simón Bolívar.

Los hechos se presentaron en la población de Villa del Rosario, Norte de Santander, ante la creciente crisis que ha comenzado a vivir también Colombia por cuenta de las consecuencias de las medidas para mitigar la expansión del coronavirus.

Los migrantes intentaron tomar a la fuerza el puente internacional, luego de que, por las fuertes lluvias de los últimos días, les fuera imposible emplear las trochas y los pasos ilegales, habitualmente usados para burlar las medidas restrictivas de las autoridades venezolanas, quienes desde hace algunos meses han comenzado a limitar el número de personas diarias que pueden cruzar la frontera.

La situación finalmente logró ser controlada por funcionarios de Migración Colombia, quienes contaron con apoyo de efectivos de la Policía Nacional, y quienes convencieron a los migrantes de desistir de la toma violenta del puente, añadiendo que debido a las condiciones climáticas que han azotado a esa zona del país en los últimos días, resultaba riesgosa su permanencia en el lugar, en tanto podrían originar un desastre.

Migración Colombia explicó que además del elevado número de migrantes, el puente internacional podría haber estado expuesto a extralimitación de su peso aceptado, en tanto del lado venezolano se han instado una serie de contenedores que pretenden controlar el tráfico masivo, y que añadirían una carga adicional en detrimento de la resistencia del puente.

Tras la intervención de Migración Colombia, un alto número de migrantes abandonó la infraestructura, mientras que los efectivos del cuerpo migratorio colombiano intentan emplear sus bueno oficios para que las autoridades venezolanas flexibilicen las medidas restrictivas para el reingreso de sus nacionales.

De: RCN.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *