La la Sala Especial de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia confirmó que ordenó la captura del senador Eduardo Enrique Pulgar Daza, por los delitos de cohecho y tráfico de influencias en la investigación en su contra por supuestamente haber ofrecido un soborno de 200 millones de pesos a un juez.

La decisión proferida en contra del senador, quien se encontraba en el aeropuerto El Dorado de Bogotá al momento de la detención, se fundamentó en el artículo 330 de la ley 600 de 2000, mediante la cual se impuso al senador medida de aseguramiento de detención preventiva en establecimiento carcelario por la presunta comisión del delito de tráfico de influencias en concurso homogéneo.

El alto tribunal señaló que en la misma decisión se abstuvo de imponer medida por el delito de violación de los topes en los límites de gastos de las campañas electorales, y determinó que no era procedente definir la situación jurídica del senador Pulgar por el delito de cohecho por dar u ofrecer.

Por lo anterior, para la efectividad de la medida la Corte Suprema explicó que se ordenó la captura sin encontrara de forma procedente solicitar en forma previa la suspensión del congresista.

El caso Pulgar

A través de una columna de opinión en el portal Los Danieles, el periodista Daniel Coronell reveló unos audios que vincularían al congresista Eduardo Pulgar en el hecho. Por tal motivo, la Sala de Instrucción de la Corte empezó una indagación preliminar.

De acuerdo con el artículo de Coronell, el senador del partido de la U y el juez Andrés Rodríguez, quien en ese momento llevaba procesos en el municipio de Usiacurí, Atlántico, se encontraron en el apartamento del congresista en Barranquilla luego de una invitación desprevenida del alcalde de Usiacurí.

Es en ese momento cuando, según las grabaciones reveladas, Pulgar pide ayuda en un proceso que tiene en su despacho el juez Rodríguez.

Según reveló Daniel Coronell, Pulgar trata de beneficiar a Luis Fernando Acosta en el proceso que le permitiría quedarse con el control de la Universidad Metropolitana de Barranquilla y favorecerlo en la disputa por la Fundación Acosta Bendeck y el Hospital Universitario Metropolitano.

Al final, el senador dio incluso una cifra por su supuesta ayuda y en la misma conversación el juez seniega a hacer el llamado favor.

Después de conocidos los audios, el partido de la U emitió un comunicado en el que rechazó los hechos y anunció una investigación interna.

Por este caso la Procuraduría General de la Nación abrió una indagación contra el senador con el objetivo de determinar si el congresista incurrió o no en una falta disciplinaria.

De: RCN.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *