La iniciativa, que reduce la jornada de 48 a 40 horas semanales, es de autoría del expresidente Álvaro Uribe, quien presentó este texto cuando aún era parte del Legislativo.

Cabe aclarar que esta reducción de la jornada no implica ningún cambio en los salarios que actualmente devengan los trabajadores, es decir los empleados seguirían ganando lo mismo pero con menos tiempo de jornada.

La reducción de la jornada laboral se hará de manera progresiva. De esta manera, cuando entre en vigencia, las horas máximas de trabajo semanales serán 45; a partir del segundo año, bajarán a 42 y a partir del tercero, serán de 40.

Esta iniciativa fue rechazada tanto por los empresarios como por el Gobierno, al argumentar que con esto no se está contribuyendo a generar más empleo sino a aumentar el costo de la formalización.

El director de la Andi, Bruce Mac Master, aseguró que el proyecto “no contribuye al restablecimiento y generación de nuevo empleo, todo lo contrario. No nos equivoquemos”.

En un sentido similar se pronunció el Ejecutivo, que desde un principio se había opuesto a la iniciativa y envió concepto negativo por medio del Ministerio de Hacienda.

Al proyecto le restan aún dos debates para convertirse en ley de la República.

De: El Tiempo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *