Si bien en algunos países de América Latina es usual que para la posesión de sus presidentes haya invitaciones a otros mandatarios, en el caso de Estados Unidos la tradición es diferente. Esta es la explicación.

Este miércoles, cuando Joe Biden asumirá como 46° presidente de Estados Unidos –en medio de la alerta que persiste por el asalto físico al Capitolio incitado por el saliente mandatario Donald Trump–, serán pocos los invitados al evento, máxime cuando el país afronta la emergencia sanitaria desatada por el coronavirus. No obstante, en redes sociales se ha cuestionado por la ausencia del presidente de Colombia, Iván Duque, durante el evento.

Los comentarios van subiendo de tono en medio del ambiente enrarecido que vive la relación entre ambos países por la supuesta injerencia de funcionarios de Iván Duque y partidarios del Gobierno en medio de la campaña a favor del mandatario saliente, Donald Trump, lo que generó inestabilidad y prendió las alarmas frente a la suerte de Colombia con su más importante y decisivo aliado.

Sin embargo, más allá de las suposiciones, hay una razón concreta que explica el por qué Duque u otros mandatarios no están invitados a la posesión. Según la Cancillería, la tradición en Estados Unidos es que a la ceremonia de posesión del presidente asistan los embajadores acreditados en Washington y no los jefes de Estado.

De: El Espectador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *