“Es muy doloroso ver niños indígenas que están cayendo en estas trampas mortales que estos delincuentes están poniendo en el territorio”, señaló el gobernador encargado de Antioquia, Luis Fernando Suárez sobre la situación actual que viven en el municipio de Murindó lo habitantes de dos resguardos indígenas.

Desde algunas semanas, esta comunidad se ha visto obligada a mantenerse confinada debido a la instalación de minas antipersonales en sus territorios; artefactos que incluso ya causaron la pérdida de una pierna para un joven indígena de la zona que accidentalmente pisó uno de ellos.

Precisamente, frente a esta situación y en respuesta a la crisis humanitaria que se vive en el sector, donde los líderes indígenas también han comenzado a denunciar escasez de alimentos debido al a imposibilidad de acercarse a los cultivos de pancoger, las autoridades indígenas y los miembros del Ejército han acordado el inicio de las labores de desminado.

Por lo anterior, han comenzado a llegar a la zona miembros del grupo antiexplosivos y demoliciones de la Brigada 17 del Ejército Nacional para dar comienzo con las labores que permitan neutralizar esta amenaza, de la cual las autoridades responsabilizan a los integrantes del ELN y el Clan del Golfo.

Autoridades indígenas señalan que “nosotros como Organización Indígena de Antioquia desde el 2019 hemos sido enfáticos en señalar que el recrudecimiento del conflicto armado en los territorios indígenas es una realidad, que las confrontaciones armadas, la estigmatización al gobierno propio, los trabajos forzosos siguen siendo una realidad”, en palabras entregadas a Noticias RCN por Wilfer Sánchez, vocero de la comunidad.

Sin embargo, la amenaza de los explosivos no es la única que existe actualmente para las cerca de 2.000 personas confinadas en la zona, pues precisamente, la escasez de alimentos y el hacinamiento derivado de la concentración humana; al estar sitiados por las minas, prenden las alarmas frente a un eventual surgimiento de un brote de covid – 19.

En la zona, también se registró el desplazamiento de cerca de 500 miembros de las comunidades indígenas y la falta de agua potable.

De RCN.Com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *