Este domingo se conoció que en Cúcuta y en Tibú, Norte de Santander, fueron capturadas seis personas que estarían implicados en el atentado contra el presidente Iván Duque el pasado 25 de junio. 

Este ataque se realizó mientras el jefe de Estado se desplazaba con otros miembros del Gobierno en un helicóptero en Norte de SantanderHacia las 3:45 p. m. a la aeronave le dispararon desde tierra.

Este domingo se conoció que en Cúcuta y en Tibú, Norte de Santander, fueron capturadas seis personas que estarían implicados en el atentado contra el presidente Iván Duque el pasado 25 de junio. 

Este ataque se realizó mientras el jefe de Estado se desplazaba con otros miembros del Gobierno en un helicóptero en Norte de SantanderHacia las 3:45 p. m. a la aeronave le dispararon desde tierra.

La operación conjunta entre Policía, Ejército Nacional y Fiscalía, se centró en dos lugares, Cúcuta y el corregimiento de La Gabarra, zona rural del municipio de Tibú, donde fueron capturados los seis presuntos responsables.

Tras el ataque contra el presidente se han desplegado distintas fuerzas, grupos especiales e investigadores judiciales para determinar quiénes son los responsables de sembrar el terror en Cúcuta durante el último mes.

En la comuna 6 de Cúcuta, específicamente en el barrio La Conquista y otros barrios cercanos al Aeropuerto Internacional Camilo Daza, hombres del Ejército y la Policía patrullan el área, en lo que han llamado la ‘Operación San José’.

Aunque no hay un comunicado oficial por parte de la Fuerza Pública, también se conoció que los seis detenidos serían responsables de la instalación de dos artefactos explosivos en la vía que conduce de Cúcuta al municipio de Ocaña.


Al parecer los explosivos iban dirigidos contra un grupo de policías, pero estos sólo ocasionaron daños en las viviendas cercanas. Este hecho se registró siete días después de la instalación de un carro bomba en la Brigada 30 del Ejército, el pasado 15 de junio.

Por ahora, se espera que el Ministerio de Defensa y la cúpula militar entreguen más información respecto a las recientes capturas y el avance de la investigación.

Tras el atentado se ofreció una recompensa de hasta 3.000 millones de pesos para quien brinde información que permita dar con los responsables.

Según las investigaciones, el helicóptero al servicio de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) 007, fue impactado en seis ocasiones, cuando se disponía a aterrizar en el aeropuerto. 

Posteriormente en un sector cercano se hallaron dos fusiles: un AK-47 y un 7-62, este último con marcas de las Fuerzas Armadas de Venezuela.

En su momento el director de la Policía, general Jorge Luis Vargas, dijo que “de las 20 vainillas percutidas encontradas en el lugar de los hechos 14 pertenecen al fusil FAL preliminarmente y 6 de ellas al fusil AK-47 según los peritos preliminares de la Policía y la Fiscalía General”.

De: El Tiempo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *